Archivo | Personal RSS feed for this section

The Beatles, AC/DC y Jonas Brothers.

27 Abr

El otro día leía por Twitter: “Mis abuelos disfrutaron con The Beatles y mis padres rockearon con AC/DC, entonces: ¿Por qué yo tengo que mamarme a Jonas Brothers?”

Si bien esa frase es representativa de una generación que carece de iconos o referentes de relevancia también es cierto que gracias a los adelantos como last.fm, Grooveshark y una serie de páginas especializadas es posible encontrar, con más trabajo, a bandas que realmente se esmeran por hacer trabajos de trascendencia.

Recuerdo que en los ’90 y e incluso buena parte de la década pasada la forma de escuchar música se limitaba a MTV, radio o lo que llegara por el boca a boca existiendo una suerte de comodidad en el oyente que se contentaba con lo que ofrecía el mercado.

Actualmente y en respuesta a la pregunta de arriba, la verdad es que ya no tienes que “mamarte” a la banda adolescente de turno y tu deber es salir a buscar a tus propios Beatles o AC/DC lejos de MTV o Disney por supuesto.
Para los atascados en la gran música del pasado también es un incentivo desempolvar esas orejas y atreverse a escuchar los nuevos aires que de seguro se llevarán más de una grata sorpresa.

SINDE-rechos

3 Feb

¿Es necesario regular las descargas digitales?
Sin duda, pero la discusión de hoy se centra en saber cuál es la institución idónea para dichos efectos.

A través del diario español El País se filtraron documentos que acusaban presiones de EE.UU sobre el gobierno de España para la aprobación de una ley antidescargas en dicho país.
Bajo el alero del Presidente de Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, se presentó el proyecto de ley de Economía Sostenible la cual, paradójicamente, contempla una disposición relativa a la regulación de webs y la protección de la propiedad intelectual conocida como Ley Sinde.

¿Qué propone esta ley?

La ley Sinde propone, a base de una serie de modificaciones legales, entregar al Ministerio de Cultura la facultad de cerrar páginas web que vulneren la propiedad intelectual en territorio ibérico.  Esto quiere decir, que si el Ministerio se pusiera quisquilloso podría cerrar hasta el 95% de las páginas en España.
La normativa expresa que “no será necesario probar el daño patrimonial sino que sólo debe ser susceptible de causarlo”. Afectando así, desde páginas con muy poco tráfico hasta gigantes como Google, Facebook o los mismos diarios digitales en España.

¿Será conveniente que un órgano gubernamental íntimamente afectado por esta práctica, sea la encargada de perseguir y juzgar a todos por igual a base de presunciones? No me parece.
Gracias a una campaña increíble por internet, los usuarios españoles lograron presionar a los parlamentarios para rechazar el proyecto. Sin embargo, el Gobierno ha logrado alinear nuevamente a los partidos y mantener viva la tramitación en el Congreso.

Esta dura medida se suma al “canon digital”. Implementaba por el Gobierno español en 1987, que grava la tecnología de almacenamiento y reparte el impuesto de manera bastante cuestionable entre autores, productoras y artistas.

Personalmente rechazo las medidas que intenta implementar el Gobierno español por cuanto existe una confusión respecto del agente a regular y además una peligrosa presunción de culpabilidad sólo por el hecho de utilizar internet.
La Organización de las Naciones Unidas trabaja fuertemente en establecer el uso del internet como un derecho civil básico, obligando a los países a fomentar su uso y prohibiendo su censura. Algo que justamente no está ocurriendo en la península.

La autorregulación del mercado y una renovación de los anticuados modelos económicos me parecen ser las acciones a seguir para establecer una forma de control idónea respetando la libertad de acción y expresión de los usuarios en internet.
Esto va en un sentido contrario a lo que interpretan los órganos gubernamentales en orden a disminuir su incidencia, confundiendo la protección de la cultura con la protección al nicho económico de la industria.
Los músicos, en su mayoría alejados del mainstream y de las organizaciones sindicales, están de acuerdo con la propagación de sus obras a través de internet y entienden que los conductos regulares de distribución ya no son tan necesarios. Por su parte los consumidores agradecen iniciativas como Itunes, Spotify o Grooveshark que ofrecen nuevos canales de distribución digital ofreciendo productos de buena calidad y valores bastante menores versus lo que ofrece el formato físico. De hecho las ventas en CD caen constantemente en torno a un 25% anualmente.

Si bien es necesario regular las descargas digitales, las medidas de persecución me parecen excesivas y sacan de foco lo que se debe penar: La descarga digital con ánimo de lucro. Sin embargo se debe entender además, que el internet es una tierra fértil para el mundo de la inversión y no un cúmulo de piratas robando en aguas internacionales.

Mi persecución a la música

27 Ene

En mis viajes por Santiago acostumbro observar a la gente y estar atento a sus conversaciones. Algunas veces hablan de música o al menos se detienen a comentar el look del cantante de moda o el “hit del verano” que ameniza la temporada estival.

Hoy al llegar a casa, Paul Mawhinney me confirma lo que venía pensando: “El mundo tiene los oídos cerrados” e internamente me sentí aliviado de tener una gran colección musical y de paso un espectro más amplio de música que el resto. Pero luego el sujeto me abrió los ojos.

Paul Mawhinney es un obsesivo. A temprana edad comenzó una colección que ahora está avaluada en 50 millones de dólares y sin miedo a equivocarme este sujeto detenta la historia de la música en su bodega.
Con una enfermedad que lo está dejando ciego Paul está pidiendo sólo 3 millones de dólares por el trabajo de su vida.

Elvis Costello: “El vinilo suena mejor y (la industria) lleva veinte y tantos años engañándonos acerca de la calidad del CD. Las reediciones en ese formato de los discos originales analógicos constituyen una desgracia, al igual que la aceptación del MP3 como un estándar de sonido. La música se graba en unas condiciones de excelencia, pero luego nos conformamos con que nos la vendan en un formato que arruina todos esos meses y meses de trabajo. Éste es un problema prioritario: hay que hacer algo al respecto, cuanto antes”.

Neil Young: “El CD tiene un formato digital, por lo tanto no es música como tal, sino un sonido dispuesto en forma de códigos binarios, podemos advertir absolutamente todos los detalles de una canción la primera vez que la escuchamos. Y, como nada se esconde a la sensibilidad del oído, el cerebro no se siente impulsado a poner el CD por segunda vez. En realidad, no estás escuchando música, sino códigos y dígitos, tonos y frecuencias que recrean el sonido de la música”.

Claramente eso prendió todas mis alarmas.
¿Es posible que me esté perdiendo de tanto? Me parecía engorroso adquirir un producto que tuvo su época dorada antes de que yo llegara al mundo y además soportar el costo que representaba comprar equipos análogos.
Luego de mucho pensar finalmente recordé lo que Mal (Marion Cotillard ) le dijo a Cobb (Leonardo DiCaprio) en Inception: “A veces tienes que dar un salto de fe”.
Como amante de la música era imposible que me quedara sin saber de que hablaban estas personas. No podía privarme de experimentar esos rangos imperceptibles para el común de las personas pero tan determinantes para el músico que compone la obra.

Aquí adjunto una versión resumida de lo que ocurrió posteriormente en un lapso de 4 meses:
– Bien, estoy decidido. Tendré que hacer ciertos sacrificios como vender mi guitarra y sus accesorios como también ahorrar un tiempo. Todo sea por la música!
– Vendí mi querida guitarra junto a sus accesorios y se fue en buenas manos ya que el comprador resultó ser el guitarrista de “Chico Trujillo”.
– Me he dedicado a investigar en un foro llamado DVD Clásico y consideré una configuración análoga que según todos los foreros tenía un muy buen “Match”.
– Como la idea es partir por lo más simbólico me he dedicado a buscar la tornamesa Technics 1200 MK2. Tornamesa recomendada por TODO EL MUNDO.
– Al poco andar me he dado cuenta que el valor de las Technics había subido bastante en relación a un año atrás y la mayoría estaban en un estado de uso o abuso debido a lo cotizadas que son dentro del mundo de los DJ’s.
– Bien, finalmente y después de mucho buscar compré una Tornamesa LENCO modelo L-3807 en un valor bastante razonable ($180.000).
– Luego de algo inesperado, como fue ganarme un LCD SONY a través de mi trabajo junto con vender mi netbook Packard Bell en navidad quedé finalmente con un capital suficiente para poder adjudicarme los otros equipos que necesitaba.

Les dejo la descripción de los equipos adquiridos:

1.- Receiver Onkyo TX-8555



Características:

– 100w RMS por canal
– 6 entradas de Audio (incluye Phono para tornamesas)
– 2 Salidas preamplificadas incluyendo Subwoofer
– Tecnología WRAT
– Posibilidad de escuchar 2 señales simultáneas en distintos ambientes
– Parlantes A, B y A+B
– Entradas de Video
– Posibilidad de conexión con ipod mediante remote link con dock

 

2.- Parlantes Polk Audio RTi A3

Características:
– Mid/Woofer 1 – 6-1/2″ Diameter (16.51cm) Polymer Composite Dynamic Balance Cone with rubber surround
– Tweeter 1 – 1″ Diameter (2.54cm) Silk Polymer Composite Dome
– Respuesta de frecuencia: 40Hz-27kHz
– Impedancia: 8 ohmios
– Potencia de amplificador: 20-125 W/canal
– Sensibilidad: 89 dB
– Crossover 2.8kHz, 12dB/octave high and low pass.

 

3.- Tornamesa Lenco L-3807


Características:
– Transmisión directa
– Estéreo
– Estabilizado de cuarzo
– Inicio rápido (0,4 sec.)
– 33/45 RPM
– Bandeja de 33 cm de fundido de aluminio
– Control de tono ±8%
– Estroboscopio
– Luz focal para el brazo del tocadiscos
– Conexión a lámpara externa

 

En un artículo posterior leo con gusto que desde el año 2006 las ventas de este formato han crecido anualmente alrededor de un 20%. Tanto así que en el año 2007, el aumento en comparación al año anterior fue de 87%.
Creo que Paul Mawhinney se equivocó en algo. No estamos todos con los oídos cerrados.

 

Mi propia obsesión

Si están al tanto del conflicto que ocurre en España sobre la ley “Sinde” entenderán que queda muy poco tiempo para que sigamos disfrutando del libre acceso a la música en la web.
Antes de todo este conflicto y percibiendo que podía ocurrir algo así, se me ocurrió hacer uso de la libertad que aún existe sobre las descargas de material musical y aprovecharme de la sabiduría colectiva que entrega Wikipedia para armar mi propio inventario de música.
Esto consiste en un registro de todos los músicos que he descargado, junto con un Excel que contiene información sobre los discos de estudio que tiene, los discos en vivo y sus correspondientes EPs. Además, adjunto todas las disquerías independientes y mainstream que acogen a los artistas y finalmente cada músico tiene asociado un link que lleva a su historial completo en PDF descargado desde la página de Wikipedia.

Cuando le conté a Anchubou de mi idea la verdad es que me miró como se mira a alguien que afirma que las vacas tienen concentrado todo el poder económico y sólo me observó con rostro comprensivo.

Aunque en este momento tengo el proyecto un poco estancado, para sorpresa mía noto que tenemos algo más en común con Paul Mawhinney.

Esto lo adjunto textual:
“Even in the early years, I realised the historical importance of the music itself, and started saving an archive copy of every record I bought. If I only had one copy of something, I wouldn’t sell it. Then, in the early 1970s, I decided to create a database of everything. Back then, there were no PCs, so I had to hook it up to a mainframe bigger than my house. I did that for 20 years, until I bought my own computer. You can search the database for titles, labels, years, whatever. It would make a great iPhone app”.

Traducción:
Incluso en los inicios, entendí la importancia de la música per se y comencé a registrar cada vinilo que compraba. Si sólo tenía una copia de dicha obra, no la vendía.
Luego a principio de los setentas decidí crear una base de datos de todo. En ese entonces no existían computadores convencionales así que tuve que conectar un ordenador central más grande que mi casa. Hice eso durante 20 años hasta que compré mi propio computador.
Puedes buscar en dicha base de datos lo que sea: títulos, disqueras, años, etc. Sería una gran aplicación para el Iphone.

Definitivamente me encantaría conocer a este tipo