Meg y todas las demás.

12 Mar

John Anthony Gillis es un músico particular y no solo por su forma de componer y ejecutar los instrumentos. Durante el periodo de tiempo que lleva creando música se ha podido apreciar un comportamiento errático en relación a las personas con las que se relaciona musical y afectivamente. Tenemos el caso de Meg White, mujer tan misteriosa como su “hermano” que luego de un quiebre matrimonial en la vida real continuaron, con mucho éxito por lo demás, en un matrimonio musical que no tenían cabida sus fanáticos y ni siquiera otro músico de soporte.
Durante este periodo Jack se vio en la necesidad de escapar del mundo conceptual de rojos y negros que crearon ambos y su primera infidelidad fue con The Raconteurs. Banda que se asemejaba más a un “Club de Toby” que a una banda de rock y que era diametralmente opuesta a lo que hacía en The White Stripes. Con una cantidad considerable de músicos Jack se mimetizaba interpretativa e instrumentalmente sacándose el peso que conlleva tener que sostener una canción sólo con su guitarra y una torpe batería de acompañamiento.
Más adelante, encuentra una figura femenina completamente opuesta a la buena de Meg en The Dead Weather y cede los vocales para concentrarse en la percusión y admirar el lado oscuro más allá de un concepto comercial. Aún está fresca en la memoria la escena en que Jack y Alison Mosshart se acercan violentamente a punta de disparos mientras van parafraseando “Treat Me Like Your Mother” y como olvidar las vestimentas de negro que adornaban los altercados en vivo en que Jack se involucraba con el público.
Finalmente y luego de una extraña situación en que Meg supuestamente aparece teniendo relaciones sexuales en cámara, The White Stripes decide suspender indefinidamente las giras y presentaciones justificando aquello en una crisis de ansiedad de Meg y meses más tarde, como crónica de una muerte anunciada optan por terminar definitivamente la banda. En entrevistas posteriores Jack afirma que no creará más bandas y que si tiene que decir algo, lo hará en solitario. Sin duda una suerte de luto por la separación y una muestra del respeto que tiene por Meg dejando en evidencia que ella no fue solo el punto de partida, sino que la constante que lo hizo crecer como músico y persona.
Si bien Jack tuvo la oportunidad de probar en otros nichos él está consciente de que no hay nada que marque más a fuego que la sangre. Es por eso que decidió llevar el apellido de Meg en sus inicios y lo llevará hasta el término de su vida asegurando con eso, que esta historia aún no tiene un punto final. Por el momento, Jack se encuentra vagando sin un norte en una camioneta que maneja a nombre de Third Man Records, su disquera ambulante. Quién sabe, tal vez se dirige a casa de Meg White.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: